Blog

Organismo de Inteligencia del Estado: de las sombras al escrutinio público

El pasado 12 de diciembre, el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) en el caso “López y Hernández contra la Presidencia de la República (PR)” mediante resolución definitiva ordenó entregar la información consistente en: 1) versión pública del expediente personal del Director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), incluyendo acuerdos de movimiento de personal (nombramientos, licencias, etc.), así como el currículum vitae con sus atestados, 2) descripción de la estructura organizativa del OIE, indicando la relación de jerarquía / comunicación entre cada una de las unidades, 3) detalle anonimizado del personal que conforma el OIE. Por cada persona indicar el cargo que ocupa, el salario que devenga y la unidad a la que está asignada y 4) detalle desagregado del presupuesto asignado al OIE durante el ejercicio fiscal 2018. El caso en cuestión hace alusión a un procedimiento de apelación contra la resolución dictada por el Oficial de Información de la Presidencia de la República mediante la cual se denegó el acceso a la información sobre los elementos que ahora se ordenan entregar (1) y que se encontraba en situación de reserva de acuerdo con una declaratoria del día 20 de noviembre de 2015.

El OIE de conformidad con el artículo 3 de la Ley del Organismo de Inteligencia del Estado “(…) es un ente de carácter civil, profesional y apolítico al servicio de la sociedad y el Estado”. A pesar del reconocimiento jurídico anterior, por años el organismo ha permanecido en las sombras en lo relativo a su gestión tanto a nivel administrativo, presupuestario y operativo. Pero ¿Es pertinente y válido controlar desde la sociedad a éste organismo de naturaleza pública? A partir del análisis realizado del caso por parte del IAIP, efectivamente lo es. Una de las principales razones obedece al reconocimiento de que por regla general, toda actividad del Estado debe estar sometida a la contraloría social y en el caso de un servicio de inteligencia es necesario verificar su funcionamiento en aras precisamente de garantizar la eficacia de la defensa nacional y la seguridad pública.

No puede omitirse mencionar, que la PR sostuvo en sus alegatos presentados ante la apelación de los solicitantes, que revelar la información solicitada puede poner en peligro el funcionamiento de este organismo y puede generar vulneraciones severas para la seguridad y defensa del Estado (…) y solicitó que fuese ratificada la reserva de información. Sin embargo, las valoraciones del IAIP establecen que la reserva de información para el caso en concreto es contraria al derecho de acceso a la información pública, al no acreditarse motivos suficientes desde la PR de que existe un riesgo a la defensa nacional y a la seguridad pública al revelar en versión pública la mayoría de la información solicitada. Un elemento destacable, es que el IAIP sostiene que la información solicitada nunca ha sido publicada a la población en general, por lo que se desconocen las actividades que el OIE desempeña haciendo así difícil realizar acciones de contraloría ciudadana.

Asimismo, el IAIP determina que por ejemplo las hojas de vida y atestados o la estructura organizativa, son información pública oficiosa, razón por la cual no cabe su reserva. Sobre otros elementos como cargos y salarios anonimizados del personal que conforma el OIE, el IAIP consideró que la entrega de la información no supone un riesgo para otros bienes jurídicos, como la seguridad nacional o pública, al igual que la entrega de montos generales del presupuesto asignado al OIE. De esta forma, el IAIP estimó que la población tiene derecho a ejercer contraloría social sobre el que hacer del OIE como un ente que administra recursos públicos, siempre y cuando esto no suponga un riesgo claro para la seguridad nacional, pública u otros bienes jurídicos protegidos.

Con todo lo anterior, tampoco puede dejarse a un lado el contexto de riesgo en que se encuentra inmerso el OIE dada su naturaleza y que la población debe tener presente al momento de comprender cómo opera un servicio de inteligencia y los riesgos potenciales de no ejercer contraloría social sobre dicho organismo. En la región latinoamericana los servicios de inteligencia presentan ciertas debilidades de acuerdo con Jiménez (2016). Estas son: una deficiente profesionalización de su personal y un alto riesgo de politización. En cuanto a la primera de las debilidades, es necesario que el recurso humano de un servicio de inteligencia posea una formación profesional en la materia y que provenga de un proceso de selección basado en méritos, como lo debe ser en cualquier proceso de selección de la administración pública. Respecto a la segunda de las debilidades, se plantea la necesidad de que un servicio de inteligencia realice sus labores en beneficio del interés general y no del partido político gobernante. Este riesgo es mayor en aquellas democracias que se encuentran en proceso de consolidación, como es el caso de El Salvador.

El OIE no es inmune a los riesgos antes descritos. En tal sentido se hace necesario ejercer un control social que apunte a que las actividades de este ente, desarrollen lo que la propia ley del Organismo de Inteligencia del Estado establece en su artículo 5: (...) informar y asesorar al Presidente de la República en materia de inteligencia, lo necesario para la satisfacción de los objetivos nacionales vinculados al desarrollo del país, la seguridad del Estado y la vigencia del régimen democrático, referida especialmente a todos los campos de la seguridad nacional. La entrega de la información desde la PR -de llevarse a cabo en cumplimiento a lo establecido por el IAIP y el compromiso del Ejecutivo con la transparencia- permitirá realizar un primer abordaje del funcionamiento del OIE y establecerá un precedente único en materia de participación ciudadana en lo relativo a las actividades de inteligencia y contrainteligencia llevadas a cabo por el Estado salvadoreño.

Referencias:

(1) Jiménez, R. (2016) Perspectivas del futuro de la inteligencia Estratégica en Latinoamérica. España: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional.

Información general del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE)

Presidencia: Información general del OIE



ALAC es un servicio de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), capítulo de Transparencia Internacional en El Salvador

Telefónos: +503 2209-5324, +503 7987-1688 || Correo electrónico: alac@funde.org || Dirección: Calle Arturo Ambrogi No. 411, Col. Escalón. San Salvador, El Salvador, C.A.